EntrevistArte: Amelia Aguado y Oliva Cachafeiro

Hoy quiero hacer un EntrevistArte especial. Realmente no es una entrevista nueva sino una que ya hice a dos geniales personas responsables de un museo que me encantó cuando fui a visitarlo y al que espero volver en un tiempo no muy lejano: la Fundación Arellano-Alonso de Valladolid. Esta entrevista salió publicada por primera vez en BlogMuseos de Liceus el 27 de marzo de este año (podéis ver el post original en su blog aquí, junto a otro post que hice contando un poco cómo es y qué hace este magnífico museo) (1)

Y he querido que Amelia y Oliva estuvieran también en EntrevistArte porque realizan una labor magnífica en favor del arte y la cultura,  al frente de este magnífico museo que, no por ser más pequeño y menos conocido que los grandes museos nacionales, es menos importante. Además también quiero publicar hoy esta entrevista porque es un día especial. Hoy, 3 de mayo, la Fundación Arellano-Alonso cumple 10 años. Desde Impressions du monde, desde EntrevistArte…Muy feliz Aniversario!!!! … Y que cumplas muchos más!!!!!

Sois un museo muy joven aunque ya con una trayectoria de casi 10 años. ¿Cómo analizáis su evolución? ¿Cambios más importantes desde sus inicios?

La Fundación cumple precisamente este mes de mayo su décimo aniversario. Durante los dos primeros años no estábamos en ella ni Amelia ni yo, pero sabemos que fueron complicados. Se trataba de una institución nueva, ajena a la Universidad e incluso a Valladolid y con unas colecciones peculiares. Esos dos primero años fueron los de organizar todo: gestión administrativa, personal, distribución de funciones… También fue el momento en el que se decidió qué piezas se iban a exponer en función del espacio disponible (entonces dos salas del palacio de Santa Cruz) y se llevó a cabo el diseño expositivo y montaje. Empieza también la difusión de las colecciones y de las actividades que se organizaban, dentro de los pocos medios (sobre todo humanos) con que se contaban.
A partir del segundo año, nos incorporamos de forma permanente dos personas. Esto hizo que el trabajo pudiera incrementarse y se fuera afianzando. Se elaboró un proyecto museográfico y se puso en marcha un programa educativo que siempre se ha considerado fundamental (y que continúa y se refuerza constantemente). Con el tiempo la colaboración con las distintas administraciones (Ayuntamiento fundamentalmente, Diputación y Junta de Castilla y León), con otros museos locales y, más recientemente, de otros puntos de la Comunidad, han permitido realizar iniciativas más ambiciosas que nos han dado a conocer más en la ciudad, fuera del ámbito exclusivamente universitario.
En cuanto a las colecciones, desde el año 2009 se decidió apostar más decididamente por lo que más nos identifica: el arte africano. Así, si en 2004 el Salón de Rectores acogía las terracotas africanas y la Sala Renacimiento parte de la colección de arte contemporáneo, desde entonces los dos espacios se han dedicado a escultura de África subsahariana. En 2012 se incorporó además una tercera sala, la denominada de San Ambrosio, en la que se exhibe la última incorporación a la colección: el reino de Oku, con objetos totalmente diferentes en cuanto a materiales y usos y de un pueblo “vivo”, lo que permite hacer un recorrido por toda las historia de África negra, desde varios siglos antes de Cristo hasta la actualidad.
Otro cambio importante ha sido la posibilidad de contar, desde el año pasado, con alumnos de la UVA en prácticas. Ellos nos permiten ayudarles a conocer cómo es el trabajo real en un museo y a la vez son imprescindibles para poner en marcha iniciativas que de otra forma, al no ser más que tres personas en plantilla, no podríamos relaizar.

Su origen se basa en la donación de un fondo privado. Esta manera de empezar ¿hace más fácil su recorrido o por el contrario provoca una obligada adaptación que no tienen otros museos?

Efectivamente el origen del museo es la donación a la Fundación Arellano Alonso y a la Universidad de Valladolid, realizada en 2004 por el matrimonio compuesto por Ana Alonso y Alberto Jiménez-Arellano. La colección estaba por tanto ya formada y cerrada (aunque ha habido alguna incorporación nueva a lo largo de estos años). Esta circunstancia supone que el trabajo de “crear” la colección (buscar, seleccionar….) ya está hecho. Pero al mismo tiempo nos limita porque tenemos que trabajar con lo que hay y a veces nos encontramos con algunas lagunas (culturas, épocas…), que sería interesante que estuvieran representadas. En cualquier caso los fondos son lo suficientemente amplios como para tener diferentes opciones con lo que disponemos.

El arte africano es una oferta peculiar en España. Creo que sólo hay otro museo dedicado al arte africano y está situado en Madrid. ¿Qué dificultades habéis encontrado durante estos años para dar a conocer este arte?

El primer problema es romper la barrera mental que hace que muchas personas piensen que lo que van a ver es algo raro y sin interés. Piensan que no tendrá mucho valor porque desgraciadamente los prejuicios siguen existiendo. Afortunadamente cuando salen de las salas su opinión es totalmente distinta, al descubrir la belleza, la creatividad y el alto grado de desarrollo de la multitud de culturas tradicionales que vivieron en África.
Otro problema es luchar contra la etiqueta de que somos un museo universitario. El hecho de estar ubicados además dentro de un edificio histórico, sede del Rectorado, hace que a veces muchas personas piensen que sólo los vinculados a la Universidad pueden entrar o que es un centro que por su formación ellos no van a “entender”. También está ahí la labor de la Universidad y de la Fundación que intentamos acabar con esa idea: acercar la institución al ciudadano y que la considere suya y accesible, para eso está nuestra labor de intermediación.

Estáis inscritos en el ámbito de la Universidad de Valladolid. ¿Cómo empezó esta relación? ¿Qué posibilidades os ofrece?

Pues en realidad la relación concretamente con la Universidad de Valladolid es casual. Los señores Arellano Alonso querían ceder su colección a alguna institución que no se limitara a conservar o exhibir las piezas, sino que tuviera un componente científico que permitiera además estudiar las obras, realizar publicaciones, cursos de formación…, es decir, la difusión de la cultura africana en general con garantías de calidad y seriedad. En esta búsqueda una persona conocida les puso en contacto con el entonces Vicerrector de Extensión Universitaria, Mario Bedera, y tanto a él como al Rector, Jesús Mª Sanz Serna, les pareció que el ofrecimiento de donación de la colección a la Universidad de Valladolid era un proyecto muy interesante que no se podía dejar pasar.
El hecho de estar adscrita a esta Universidad nos ofrece muchas ventajas. Por un lado el respaldo público de la misma y además la posibilidad de colaborar con las distintas Facultades o Departamentos a la hora de organizar proyectos conjuntos. Y por supuesto también el contacto con otros centros universitarios tanto nacionales como extranjeros.

Realizáis muchas y variadas actividades durante todo el año y para todos los públicos. ¿Qué aspectos son los que tenéis más en cuenta a la hora de programar estas actividades? ¿Cómo captáis la atención del público más joven?

El objetivo fundamental es que todas las actividades tienen como fin último el conocimiento de la cultura africana, de su historia, sus tradiciones, su forma de vida, su arte, etc. Por eso organizamos actividades formativas propiamente dichas (dirigidas tanto a universitarios como a público interesado en general) y otras en las que se incorpora más el elemento lúdico, pero como un recurso para lograr el objetivo final de la formación y la difusión de valores. Por ejemplo los conciertos, en los que evidentemente los asistentes van a disfrutar de la música, pero que también van a descubrir la música que hace “el otro”, a conocer cómo se comunica a través de ella. Cuidamos especialmente a los niños, ofreciéndoles visitas y talleres en los que aprenden de forma divertida, pero con contenidos serios. Ellos mismos van descubriendo, son los protagonistas de su aprendizaje, así lo disfrutan más, perdura más y se acercan al museo como un espacio en el que pueden disfrutar aprendiendo y sorprendiéndose con cosas nuevas.
En cuanto al público “más joven”, no sé si te refieres a los adolescentes. En este caso, son uno de nuestros objetivos. Normalmente vienen como público cautivo, con su instituto, pero adaptamos los contenidos y las visitas a sus intereses y descubren también que no se aburren en un museo, que también pueden disfrutar. Sin embargo, tenemos pendiente la realización de actividades específicas para ellos. Como todos decimos, son el público más difícil de atraer y estamos pensando utilizar las redes sociales como medio para contactar con ellos. Es uno de nuestros proyectos más inmediatos.

También participáis en actos organizados por otras instituciones. ¿Qué nivel de conocimiento y participación tiene la población de Valladolid en vuestro museo? ¿Y la del resto de España?

En cuanto a la participación en actividades depende mucho de a quién estén dirigidas. Todo lo relacionado con los niños tiene una respuesta estupenda y estamos empezando a organizar visitas familiares porque hemos tenido un par de experiencias y han dado buen resultado. En el caso de los adultos lo que funciona muy bien son las visitas guiadas rematadas con una cata dirigida. También tiene muy buen resultado cualquier actividad musical o de danza africana.
Sobre los visitantes, la mayoría son de Valladolid y cuando llegan los períodos vacacionales se incluyen los del resto de Castilla y León. Durante todo el año es permanente y predominante la llegada de visitantes de Madrid (la cercanía que permite el AVE es fundamental); les siguen los visitantes catalanes y, sobre todo en verano, hay muchos procedentes de Andalucía.
Y en cuanto a los extranjeros, siempre predominan los franceses. Seguramente el hecho de que para ellos este tipo de arte, al haber sido una gran potencia colonial es más familiar, hace que se animen a visitarnos. Les siguen los ingleses y luego se reparten entre italianos, americanos o de diversos países de América Latina. No obstante, el hecho de esta vinculados a la Universidad hace que a veces nos visiten también estudiantes de lugares muy lejanos y diversos: China, Japón, Rusia, Brasil, etc.

Sois un museo muy dinámico y organizáis eventos y actividades junto con otros museos. Un ejemplo fue “La poesía es cuento”, proyecto realizado junto con el Museo Casa Lis y el Museo del Libro. ¿Qué os aportan estas colaboraciones?

En la actualidad trabajar en red es fundamental. Por un lado esto permite el intercambio de experiencias entre los propios trabajadores, pero también se da a los visitantes la posibilidad de conocer piezas de otros centros y también de verlas en contextos distintos a los habituales, creándose interrelaciones entre ellas que generan nuevos significados.
Además estas colaboraciones hacen posible optimizar los recursos, en una época en la que una única institución tal vez no podría asumir en solitario la organización de ciertos eventos o actividades.

Con todo esto podemos ver que sois un museo muy abierto. Trasladando este aspecto al mundo 2.0, ¿Qué importancia tienen para vosotros las redes sociales? ¿Qué beneficios aportan a la Fundación?

La incorporación del museo a las RR.SS. en realidad es reciente, más o menos año y medio. Pero hemos comprobado que es un medio muy eficaz para por un lado difundir actividades, pero no solo eso. Permiten el intercambio de opiniones con las personas que nos siguen, quienes preguntan o comentan nuestras entradas. Esa interacción es muy importante y uno de nuestros objetivos.
También han hecho posible establecer nuevos contactos con otras instituciones o personas que pueden llegar luego a transformarse en colaboraciones y creación de nuevos proyectos o simplemente en debates o intercambios de ideas que nos ayudan a conocer cosas nuevas y a mejorar en todos los ámbitos de nuestro trabajo.
Como te comenté más arriba, estamos intentado buscar las fórmulas para utilizarlas además como un medio para lograr acercarnos más a los visitantes más jóvenes.

Relacionado con la pregunta anterior, ¿Cómo gestionáis vuestras redes? ¿Tenéis pensado ampliarlas, utilizar otras posibilidades como aplicaciones propias, realidad aumentada…?

La gestión la realizamos nosotras mismas, aunque si contamos con algún alumno en prácticas (sobre todo de Periodismo). Le encargamos también estas tareas bajo nuestra supervisión.
Utilizamos fundamentalmente la web, Facebook y Twitter. Nuestro siguiente paso es incrementar el uso de Instagram y de Pinterest.
Lo de elaborar apps propias de momento no parece posible debido a las limitaciones económicas, y lo mismo ocurre con la realidad aumentada.

Y por último, ¿proyectos para este 2014?

Este año es especial para la Fundación, al conmemorarse el décimo aniversario. Por eso estamos organizando una programación que se extenderá durante todo el año, pero que se concentrará en el mes de mayo, puesto que la creación de la Fundación tuvo lugar el 4 de ese mes. Las actividades educativas tendrán un peso importante, así como la incorporación de nuevos materiales didácticos interactivos, que se suman a las hojas de sala que acabamos de introducir en las salas.

También va a ser muy especial el mes de marzo, pues vamos a participar por primera vez en el Festival Miradas de Mujer. Esto nos permitirá poner en valor la parte de la colección dedicada al arte contemporáneo, que debido a la falta de espacio, no puede estar expuesta. Serán actividades bastante novedosas en relación con lo que habitualmente se hace en la Universidad, así que van a sorprender a los que están acostumbrados a relacionarnos sólo con el arte contemporáneo.

Por otra parte, está previsto el préstamo de piezas para exposiciones temporales en distintos lugares de España, lo que ayudará también a difundir y dar a conocer la Fundación.

Y por supuesto las RR.SS seguirán siendo fundamentales y les daremos prioridad con el diseño también de una nueva web.

 

 

Por Teresa Miquel Sellés

 

“Fundación Jimenez Arellano-Alonso UVA (Valladolid) II: entrevista con Oliva Cachafeiro y Amelia Aguado” por Teresa Miquel Selles en @BlogMuseo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 Internacional.
© BlogMuseos Liceus SL 2014

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s